Mes de mayo en el Templo

Mes de mayo en el Templo del Espíritu Santo y de la Cruz

Misioneros del Espíritu Santo Morelia

P. Eduardo Suanzes, msps

Este mes de mayo ha traído consigo las dos fiestas más significativas del Templo de los Misioneros del Espíritu Santo en Morelia: la Santa Cruz y Pentecostés. Sin embargo, por razones pastorales, la primera, como caía en martes, la celebramos el domingo 1º de mayo. Adem1º de Mayo y Toma de Cruz (2) BRás, este año lo hacíamos con una intención especial: 40 miembros de la Pastoral de Adultos Apostolado de la Cruz tomaban la cruz. En efecto, después de ser evangelizados, después de tomar un curso-taller sobre la Espiritualidad de la Cruz y después de tener su retiro el fin de semana anterior, en dos tandas (unos el día primero de mayo, y otros el mismo día 3) tomaron la Cruz del Apostolado los nuevos miembros de la Obra del Apostolado de la Cruz, en la Pastoral de Adultos del Templo. El magnífico coro del Apostolado de la Cruz, que en su tiempo fundó el P. Luís Martínez Peñaloza,msps, amenizó la ceremonia de una manera soberbia.

Y así, poco a poco, se va continuando con la tradición y el compromiso que, desde 1920, este Templo y la comunidad tienen con nuestra espiritualidad.

1º de Mayo y Toma de Cruz (9)

Y es que no podemos olvidar las palabras que Nuestro Señor le dijo a Conchita en 1931; este fue el diálogo:

— Señor, ¿Por qué te siento aquí en Morelia tan cerca, como más sin velos como que absorbes todo mi ser?

— No te lo he de decir todo, pero nomás una cosa: que aquí he puesto el centro de tu amor a mí en los sacerdotes, es decir, en mi Iglesia; acuérdate que te dije que de aquí se derramaría el raudal de gracias en todo el mundo, en los sacerdotes. Es aquí ahora, el centro capital, el centro espiritual de las Obras de la Cruz por mis altos fines, la fuente que nutrirá los ríos de otras partes de otras naciones (CC 57, 275-278; 24 de diciembre de 1931).

IMG_1057 BRDos semanas más tarde comenzamos con el Triduo de Pentecostés, los días 11, 12 y 13. De él se encargaron, respectivamente, los padres Esteban, Gilberto y José Alfredo. El cometido del P. Eduardo era la música. Los temas fueron, en cada uno de los días: 1º ¿Quién es el Espíritu Santo?; 2º ¿Qué hace?; y 3º ¿Cómo lo hace?

Así, dimos paso el día 14 a la Vigilia. En un ambiente de oración contemplativa y amenizada por un grupo de jóvenes profesionistas, coordinados por el P. Eduardo, la Vigilia se vivió en torno a la Palabra y a los dones del Espíritu. Largos momentos de silencio contemplativo, que fueron vividos con pasión por la gente (no se oía ni una tos), y motivaciones aquí y allá invitaron a prepararnos para la fiesta del día siguiente.

Y así, el día 15, día de Pentecostés, previendo la falta de espacio del Templo, hicimos la celebración en el auditorio del Colegio Plancarte, como lo venimos haciendo en estos últimos años. En ella, renovamos los votos, tanto nuestra comunidad, como la comunidad de las Hijas del Espíritu Santo que reside en Morelia. Pedimos que en este año de Capítulos General y Provinciales el Espíritu Santo se derrame sobre su querida Congregación y sobre todo el mundo. Después, una kermés con sabor a comunidad nos sirvió de excusa para compartir y seguir pasándolo bien. Un abrazo para todos.

IMG_1124

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *