1er domingo de cuaresma 2015

Misioneros del Espíritu Santo Morelia

P. Sergio García, msps

Estoy saliendo de un susto. Acabo de leer unas palabras de la Virgen María alertando lo condenado que está el mundo, lo triste que está su corazón, lo inminente que es la venida de su Hijo Jesús y la urgente necesidad de un conocimiento de este mensaje para un cambio real. Se trata de un aviso de María con un análisis de la realidad desolador. Me da susto y se mezclan en mi interior las palabras del Evangelio con los mensajes enviados por la Virgen María en alguna aparición.

Así empieza el mensaje: “Hijitos de mi corazón, que la paz de Dios esté con vosotros y mi protección maternal os acompañe siempre. Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostrarse, por sus frutos los conoceréis. Mi adversario y sus instrumentos buscan siempre llamar la atención, ¡qué tristeza siento en mi corazón de madre de la humanidad al ver a tantas almas que le sirven en este mundo a mi adversario y han vendido su alma a cambio de fama, poder y dinero! ¡Pobres almas, creen que todo es un juego no saben lo que les espera en la eternidad”…

Ciertamente no podemos presumir de un mundo feliz, de una sociedad justa, de una juventud1 domingo de cuaresma equilibrada, de unos cristianos modelos de fe y coherencia. Tampoco los sacerdotes llegamos a la medida que se nos pide como servidores de la comunidad. Tengo entendido que por eso es este tiempo de Cuaresma, tiempo de conversión, tiempo de misericordia y paz, de vida nueva y de propuesta evangélica.

Hago presentes las palabras del Papa Francisco: “La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.”

Y recurro a la Palabra del evangelio, a la Sagrada Escritura de este primer domingo de cuaresma para entrar de lleno en un ambiente de conversión a la luz de Jesús que fue señalado, desde el primer momento de su presentación, como “signo de contradicción”.

Releo el Evangelio: “Inmediatamente el Espíritu lo llevó al desierto, donde pasó cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivía con las fieras y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se dirigió a Galilea a proclamar la Buena Noticia de Dios diciendo: Se ha cumplido el tiempo y está cerca el reino de Dios: arrepiéntanse y crean en la Buena Noticia”.

Me dejo impactar por el evangelio: de la voz del Padre inmediatamente el Espíritu lo saca de las aguas del Jordán y lo lleva al desierto. No ha salido de su boca ningún “gracias Padre”, “si yo soy tuHijo predilecto, tú eres mi Padre bien amado”. Nada, ninguna palabra. El Espíritu se encarga desde ese momento de él: lo lleva al desierto, lo pone a prueba, es tentado fuerte por Satanás y además se la pasaba entre fieras y ángeles: unos le amenazaban otros le servían, él con lo suyo, que supo discernir, obra también del Espíritu Santo, e interpreta el arresto de Juan como el momento oportuno para iniciar su tarea. Y empieza en su ambiente, con los suyos, porque se trata de proclamar la Buena Noticia de Dios.

CenizaDe nada sirve la ceniza si no se proclama en un contexto de buena noticia de Dios. Un rito aislado es eso, un rito aislado que dura tres minutos, un rito como punto de partida de una buena noticia de Dios es tener un comienzo humilde para llegar a un final de plenitud feliz.

¿Qué tan lejos estaba el Reino de Dios? ¿Qué tan cerca está ahora? ¿De qué Reino de Dios habla? No lo sabe ni él mismo, solamente intuye que es necesario convertirse, arrepentirse y creer. Lo demás irá viniendo a su tiempo: como la semilla que se siembra y, sin que uno sepa cómo, va creciendo por sí misma, la fuerza de Dios creador se esconde en ella.

Jesús pronuncia un “crean” y pasan veinte años, dice “la buena noticia” y pasa toda la vida y todavía no llega el Reino de los cielos a su plenitud, pero ya está contenido todo él en ese presencia evangelizadora de Jesús que inicia, al impulso del Espíritu, a realizar aquello para lo que fue enviado.

Qué afortunado comienzo el de la ceniza si de verdad es comienzo de algo; si es término de una costumbre, cumplimiento de una tradición, práctica tranquilizante para ahuyentar los malos espíritus, sirve de muy poco. Mucho me temo que en la mayoría de nosotros eso nos sucede. Que rito más humilde, sencillo y trascendente cuando, desde el primer momento, se apunta a la Pascua; cuando el corazón se inquieta, cuando los propósitos brotan a raudales, cuando los anhelos se concentran en la bondad y la misericordia, cuando la pequeña mancha de ceniza sobre la cabeza es anuncio de superación del pecado, la muerte y el castigo.

No es amenaza lo que se dice: “recuerda hombre que eres polvo y al polvo volverás”. No es amenaza esCuaresma promesa de recreación, es anuncio de plenitud, es convicción de ir dejando lo pasajero y transitorio para apuntar a la eternidad: destino de todos y para siempre. No me valen las amenazas de la Virgen María que se aparece a no sé quién, me alientan las palabras de María Santísima que nos dice: “Hagan lo que él les diga”, “¿No estoy yo aquí que soy tu madre? ¿No soy yo vida y salud? Una madre no amenaza, alienta y acoge, cuida y protege, abraza y llena de ternura. Y hace camino con sus hijos no se instala en una eternidad llena de castigos. Lo digo por los mensajes que me llegan de repente. Caminar en silencio por la cuaresma para proclamar con gozo la pascua.

felicidadEl camino de la Cuaresma es largo. Aquí no se realiza el dicho: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. La cuaresma es un largo camino, lleno de aventuras, propuestas de conocimiento, experiencias que conducen al corazón de la vida. Acortar la cuaresma es restarle importancia a la Pascua.

El camino de la Cuaresma es apasionante. Nos irá presentando oportunidades para adentrarnos en el conocimiento de la Palabra de Dios, nos meterá en el interior de nuestra vida en la cual muy pocas veces nos atrevemos a entrar, y nos conviene entrar, porque nos asombraremos de encontrar en el corazón de nosotros mismos aquel Dios, llamado Jesús, que todo lo hace posible.

El camino de la Cuaresma es difícil. Nos presenta disyuntivas, oportunidades para hacer opciones serias y radicales. Realidades de nuestra vida, que no se dan en la superficie ni en la periferia de nuestra existencia, sino que nos irán llevando más y mejor a aquello para lo que fuimos creados.

El camino de la Cuaresma se da en el amor. A veces un desequilibrio en el amor es el principio de una vida equilibrada. Recorrer el camino de la cuaresma, carentes de amor y llenos de sacrificios y austeridades, no nos lleva a nada bueno. El amor todo lo llena de sentido, entusiasmo, fuerza. No deja de ser irónico que en los países donde hay miles que mueren de hambre, se proclame la validez del ayuno y la conveniencia de la abstinencia. Ayunar y abstenerse de carne es posible en pueblos donde la solidaridad no se da y donde la riqueza está mal repartida.Caminando juntos

El camino de la Cuaresma no se puede recorrer aislado. Es cierto lo que dice León Felipe: “Voy con las riendas tensas y refrenando el vuelo, porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo”. La cuaresma no es camino aislado sino camino fraterno. Y se trata de una fraternidad donde la solidaridad es un hecho, donde la participación es la manera de vivir el evangelio, donde el cansancio es compartido y las fuerzas para seguir se reparten por igual.

El camino de la Cuaresma tiene buen inicio y mejor final. Parte de la constatación fecunda de nuestra realidad hecha del barro de la tierra, Miércoles de Ceniza, y termina en la resurrección y plenitud de toda vida que Dios puso en marcha con infinito amor, domingo de resurrección. Por eso, vale la pena recorrer este camino.

El camino de la Cuaresma se vive al impulso del Espíritu, pero está plagado de tentaciones, resumidas en tres: ostentación de poder, ambición, opción por lo fácil y cómodo.

En realidad, las tentaciones pueden ser ocasión y oportunidad para fortalecer la fe. Sabemos que la fe es la capacidad de superar dudas, no de evitarlas; la fe es experiencia que crece, la fe es a la vez el gran regalo de Dios y la creciente tarea del hombre; la fe es fuerza para vivir, sentido para amar, fortaleza para servir, gozo para trasmitir. La fe nos conecta con Jesús y su mensaje.

El camino de la Cuaresma sólo se vive en la historia, para transformarla con criterios del Evangelio, con el proyecto de Reino de Dios a favor de todo lo que es profundamente humano. La Cuaresma nos dirá que ya no hay ni sagrado ni profano, que todo es uno en Cristo. La Cuaresma es posible gracias a que “la Palabra se hizo carne” y la Iglesia vive, en carne propia, este misterio. ¡Vamos a recorrer juntos este camino apasionante y enriquecedor de la Cuaresma! Todos unidos en Jesús, “autor y consumador de nuestra fe”.

La cuaresma es oportunidad aquí y ahora de una vida nueva, una vida que sale de la rutina para ponerse en actitud de sorpresa, de admiración, de exigencia al compartir, de gozo al renunciar, de tiempo qué ganar en la oración. Oportunidad de solidaridad y de alianza, de cercanía y amor. Termino recordando a una joven que avisó a su Mamá que se iba a hacer Testigo de Jehová. Su Mamá le contestó: “Hija, así cómo eres ni la Iglesia católica pierde gran cosa, ni los testigos de Jehová ganan gran cosa”. No se trata de ver en que religión estamos, sino en qué lugar de la religión estamos, porque el único válido es el amor.

P. Sergio García Guerrero, msps

One thought on “1er domingo de cuaresma 2015

  1. Roma, 25 de abril de 2016
    Recordado p. Sergio Garcìa,
    Leì el artìculo con tu comentario de las lecturas del 1er. domingo de cuaresma y notè que afirmabas una preocupacion y miedo que me ha sorprendido mucho pues con tu excelente formacion bìblica nunca me hubiera imaginado que le dieras tanto peso o credito a revelaciones privadas al punto que te causaran el grande temor que expresas o como si el lenguaje de los mìsticos tuviera el mismo valor de la Palabra revelada que ella misma debe ser interpretada segun los generos literarios que casi nunca se deben entender literalmente.
    Por mi parte me recuerdo que el Cardenal Ratzinger en el lejano 2000 dio la interpretacion oficial respecto del famoso tercer secreto de Fatima poniendo las cosas en claro para evitar interpretaciones muy fundamentalisticas o apocalipticas que podian generear mas miedo por el castigo que conversion por el amor y la razon.
    http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20000626_message-fatima_sp.html
    Te copio solo un pequeño parrafo final: “La acción de Dios, Señor de la Historia, y la corresponsabilidad del hombre en su dramática y fecunda libertad, son los dos goznes sobre los que se construye la historia de la humanidad. La Virgen que se apareció en Fátima nos llama la atención sobre estos dos valores olvidados, sobre este porvenir del hombre en Dios, del que somos parte activa y responsable.”
    Unidos en la fe de Jesus que conduce la historia con sabiduria y misericordia, te mando mis mejores saludos desde Roma

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *