Niños soldado en Michoacán

El 29 de enero pasado, el periódico “La Jornada Michoacán” nos presentaba una fotografía en su interior relativa a la población de Los Reyes. Esta fotografía hablaba por sí sola; sin embargo no se daba ningún comentario escrito al contenido alarmante y terrible de la misma: un niño portando un fusil de asalto AK-47…, como si tal cosa….

Niños soldado en Michoacán(Foto tomada de La Jornada  Michoacán)

Y nosotros nos preguntamos: ¿dónde están los papás de este niño?. Tal vez, lo más probable, estaban por ahí cerca; tal vez su papá era una de las personas que estaban a su lado…quién sabe…Lo que está claro es que los derechos fundamentales de este niño han sido claramente vulnerados y descaradamente ignorados. La inocencia de este chico ha sido pisoteada por el puro interés de sus mayores, por los que precisamente tienen la responsabilidad de cuidarla.

Un niño explotado por los que deberían cuidarlo. Y no se ve que sea un niño abandonado: su pantalón cuidadosamente planchado, su playera, inmaculada, tipo polo con un escudo que no se alcanza a adivinar…¡Tal vez es el de su escuela! No me extrañaría.

Muchas cuestiones nos asaltan: ¿qué pasa por la mente de sus mayores cuando le dan un AK-47 y lo ponen en esa fila como un niño soldado?. ¿Qué pasa en nuestra sociedad cuando, con la mayor tranquilidad, el rotativo que promulga esta fotografía —a cara descubierta del niño (nosotros la hemos ocultado), violando su intimidad— no pone, al menos, el grito  en el cielo ante la degradación pura y dura que nos está mostrando? ¿O es que en Michoacán nos hemos acostumbrado a la barbarie de nuestro estado de tal forma que este tipo de fotografías no nos escandalizan en lo más mínimo?.

No puedo dejar de acordarme en estos momentos de las palabras terribles de Jesús: Es inevitable que haya escándalos; pero, ¡ay del que los provoca!  Más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños (Lc 17,2). Y esto va para todos: para católicos y no católicos; para curas y laicos; para padres, tíos, abuelos…Para todos los que no son niños y quieren que los que son dejen ya de serlo, robándoles lo más preciado: la inocencia.

Misioneros del Espíritu Santo Morelia

Ya me dirán ustedes qué diferencia existe entre estos niños de la figura y el nuestro de Los Reyes

A la figura de arriba ya habrá que añadir números estadísticos en el estado de Michoacán.

Los niños son reclutados porque son más dóciles, más obedientes y se manipulan más fácilmente que los adultos. Además, son menos conscientes del peligro y es más difícil que perciban completamente los significados de “ausencia” o “muerte”. Esa es la ventaja.

Los grupos armados a menudo intentan reclutar a los niños porque “cuestan menos”: las inversiones necesarias para reclutar, entrenar y preparar a los niños para los conflictos son más baratas que las de los adultos. Más aún, en la actualidad los niños son reclutados generalmente en contextos de guerra civil, los cuales son duraderos y provocan gran cantidad de víctimas. Como resultado, los niños reemplazan a los adultos que mueren en combate.

“Te entregan un arma de fuego y debes asesinar a tu mejor amigo. Hacen eso para ver si pueden confiar en ti. Si no le matas, a tu amigo le ordenan que te mate. Tuve que hacerlo, o de otra manera habría muerto. Esa es la razón por la que me fui… No podía aguantar más todo eso”. Colombia, chico reclutado a los 7 años por un grupo paramilitar cuando era un niño de la calle.

Mucho se ha hablado, y con razón, en los últimos años de la violación de niños a manos de desalmados. Todo lo que se diga y se condene es poco, pues la monstruosidad que supone el privarles de su inocencia es una bestialidad inhumana. Damos gracias a Dios porque esos horrores hayan salido a la luz y que vayan a la cárcel los culpables.

¿Pero qué me dicen de la violación a este niño de Los Reyes?. ¿Es que puede quedar impune? ¿Es que nadie en Michoacán va a hacer nada? ¿Pero cómo se atreven las personas que están a su lado a exhibirse, con él en medio, siendo cómplices de una violación pública en toda regla? ¿Y los papás de este niño? ¿Cómo pueden permitir semejante atrocidad? ¿Pero por qué nadie defiende a ese niño de la brutalidad imperante y lo exhibe con el AK-47 en mano haciéndolo parte de esa brutalidad? ¿Por qué se exhibe, además, esa fotografía violando la intimidad del niño poniéndolo a cara descubierta?

Me parece que en Michoacán nos estamos acostumbrando ya a demasiadas cosas. Me parece que nuestros valores básicos de protección al niño están cayendo a niveles que se confunden con la degradación propia de los animales. Somos una sociedad hipócrita y estoy seguro que las personas que están al lado del niño no se dan cuenta de la brutalidad de la que están siendo cómplices. Así lo espero. La violación de niños no se reduce al campo sexual, lo cual, como digo, es una bestialidad. Pero no podemos omitir este otro tipo de violación salvaje en que, por otro medio, se le priva de su inocencia para el resto de su vida.

Eduardo Suanzes, msps

5 thoughts on Niños soldado en Michoacán

  1. Impresinanate el documento.
    ¿qué sociedad estamos dejando a nuestros hijos? ¿ todo vale? ¿por qué? ¿para qué?
    Gracias Eduardo por hacenos ver realidades que a veces se nos olvidan

    Reply
  2. Niños y mayores es lo mismo, a unos les engañan los padres y a otros los gobiernos, a unos les roban la inocencia y a los otros la libertad. Quizá a los mayores estemos mas acostumbrados a verlos pero es el mismo engaño o peor porque un niño no sabe lo que hace. que pasaría si un gobierno llamará a la guerra y no fuera nadie? . gran artículo eduardo!. abrazo!!

    Reply
  3. El comentario me mueve a difundir esta denuncia y promover la no violencia aqui, donde no convivimos con las armas de fuego, pero si utilizamos otras como la palabra o el gesto que promueven el enfrentamiento entre hermanos.
    Gracias.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *