Segundo siglo: Lo demás lo hará nuestro Jesús

Segundo siglo: «Lo demás lo hará nuestro Jesús»

P. Fernando Torre, msps Superior GeneralQuerido hermano MSpS:

Que este Año de la vida consagrada sea para ti y para mí una nueva llamada a vivir con generosidad «nuestra hermosa vocación» .En 1904, Nuestra Madre escucha que Jesús le dice: «dile [al P. Félix…] que escriba a su Padre General el mismo Viernes Santo; que lo demás de Mí dependerá»[1]. Nuestro Padre se aferró a esta promesa, y jamás quedó defraudado.El 10 de julio de 1937 –seis meses antes de su muerte–, tras haber escrutado la historia de la Congregación, Félix de Jesús concluye: «N.S. lo ha hecho todo». Y mirando hacia el futuro, hace una profesión de fe: «Lo demás lo hará nuestro Jesús. Amén, Amén, Amén.».El pasado 25 de diciembre, «nuestra amadísima Congregación» cumplió sus primeros cien años. Las actividades y celebraciones realizadas en diversos lugares con ocasión de este aniversario fueron espléndidas oportunidades para agradecer a Dios‑Trinidad sus dones, para pedirle perdón por nuestros pecados, para alabarlo con toda el alma y para pedirle que nos ilumine, nos guíe, nos fortalezca y nos llene de amor.

En 1920, Nuestro Padre escribe: «Los Misioneros del Espíritu Santo no tienen pasado, casi ni presente, pero tienen fe en el porvenir». Hoy, tenemos ya un pasado de cien años con su trigo y su cizaña, y un presente con sus fuerzas y sus debilidades; pero, sobre todo, tenemos «fe en el porvenir». Juan Pablo II dijo a los religiosos: «¡Ustedes no solamente tienen una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir! Pongan los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu los impulsa para seguir haciendo con ustedes grandes cosas» (VC 110).

En los albores de nuestro segundo siglo de vida, nuestros ojos miran hacia el futuro con esperanza. El Espíritu Santo nos impulsa a realizar el proyecto de Dios Padre sobre nosotros. Este proyecto se sintetiza tres puntos: 1º «seguir radicalmente a Jesucristo sacerdote y víctima, contemplativo y solidario, con el propósito de transformarnos en él»; 2º edificar «una genuina comunidad de hermanos que se ayuden mutuamente»; 3º «extender el reinado del Espíritu Santo, construyendo el Pueblo Sacerdotal, generando procesos de santidad e impulsando el compromiso de solidaridad».

Es bueno recordar que la Congregación no nació para sí misma, sino para realizar una misión en favor de la Iglesia y el mundo, para acercar la salvación de Jesucristo a los destinatarios de nuestro apostolado, para extender el reinado del Espíritu Santo en los corazones, en las familias y comunidades, y en la sociedad.

Una vez más, Nuestro Padre nos arenga hoy: «¡Adelante, pues, y Arriba, mis amados hijos!» «¡Adelante con María, que tanto os ama!» «¡Manos a la obra!».


[1] CC 20,168: 30 mar 1904.

5 thoughts on Segundo siglo: Lo demás lo hará nuestro Jesús

    1. Gracias, Ángel. Ya veo que se lee desde Sevilla…Un abrazo

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *